Please follow and like us:
Facebook
YouTube
Instagram

La Aceptación

Vídeo de introducción 2ª Parte

AHORA

La Aceptación 

La auténtica Aceptación no conlleva sufrimiento. Es lo que algunos entienden como rendición a lo que Es. No confundirse con la resignación, en la que hay sufrimiento, pues hay identificación como víctima de las circunstancias.

¿Qué es vivir con Aceptación? Permanecer con gratitud por lo que tienes en cada instante, siendo consciente que eres afortunado, y no por lo que puedas tener, sino porque lo importante, lo experimentas interiormente. No desear ni sufrir por aquello que no tienes, pues realmente, nada te falta. Estar con certeza que las circunstancias de vida pueden colaborar en un mayor conocimiento y profundización. Elevándote por encima de ellas, y no considerarte víctima de ellas. Vivir sin culpas, sin odio, sin frustración… Permanecer con Comprensión y Amor hacía los demás, teniendo presente que un momento y una actitud, no define quién se es. Permaneciendo sin juicios, acorde al intenso y profundo vínculo que une a todos, sin que las diferencias a nivel mental prevalezcan. No necesitando ni queriendo cambiar a las personas a tu antojo, beneficio o bajo la perspectiva mental, sino aceptándolas. Produciéndose en ti el verdadero cambio, y quién esté preparado, observará los grandes y beneficiosos cambios, que has experimentado, percibiendo que hay una forma distinta de permanecer e interactuar, que es enriquecedora para todos. Hacer de ti un instrumento de Consciencia, sin preocuparte que si tú has de entender a los demás, quién te va a entender a ti, pues cuando vives con Aceptación y permaneces con Comprensión, Amor y Paz, no necesitas ser comprendido, porque sientes Plenitud y estás unificado al Estado de Ser.

 

Si alguien hace necesario un lugar, algo material, un determinado camino o una actitud para encontrarse bien o sentir paz, o para ocultar el sufrimiento y la resignación tras una aparente aceptación, es una trampa mental. Todo ha de surgir desde la naturalidad interior, no desde la mente.

Puede llegar un momento que aunque aparentemente hagas lo mismo cada día, no sea percibido como una rutina, pues cada momento es único e irrepetible.

Pero si la aparente rutina te sirve para no afrontar aquello que quiere cobrar vida y resurgir en ti, estás dando poder a la inconsciencia.

Hagas lo que hagas, hazlo con consciencia, ya sea las tareas de la casa, el trabajo o un hobby. Pon la consciencia en ellos, realízalos con Amor, con Paz, no por rutina o con la sensación de obligación. Eso que es percibido como una obligación o rutina, puede contemplarse como una oportunidad para entrar profundamente en el Ahora.

Haz de cada circunstancia, un instrumento para profundizar y contemplarla con otra perspectiva.

Puedes hacer de cada momento a experimentar, una práctica espiritual, importante y profunda.

Permanece con entusiasmo

Experimenta la Aceptación

Este texto ha sido sacado del libro titulado “Viaje a la Divinidad – Muerte en vida”.

Fin

El libro ha sido publicado por Natural Ediciones, para más información, pincha Aquí